Archivo de documentos para comentarios

La extensión de un comentario de texto debe ser aproximadamente una cara de folio, con las tres partes que hemos trabajado en clase:

1) Contexto: tipo y naturaleza del texto: clasificación por su origen -fuente primaria o secundaria-, por su  forma -jurídico, documental, testimonial, circunstancial, literario, historiográfico, hemerográfico, doctrinal-, por su contenido -político, económico, social, cultural-; autor, localización espacial y temporal, destinatario, finalidad.

2) Descripción: síntesis y análisis (ideas principales y secundarias). Una redacción propia indica que se ha entendido el texto, aunque citar "entre comillas" algunas palabras clave puede ser útil (sin abusar).

3) Significado histórico. Debe ser la parte más extensa, explicar los hechos o procesos históricos de que trate el texto, incluyendo cuando sea oportuno los antecedentes o causas anteriores y la trascendencia o consecuencias posteriores. No debe "tomarse el texto como pretexto" (aprovechando cualquier detalle que aparezca en el texto, contar otra cosa porque es la que sabemos).
No es imposible hacer valoraciones en un comentario, pero hay que hacerlo con prudencia (no demos protagonismo a nuestra opinión, sobre todo si no sabemos cómo va a ser recibida).

Textos del periodo de entreguerras en claseshistoria.com Son interesantes particularmente:

-J. M. Keynes. Las consecuencias económicas de la paz, 1919.
Si lo que nos proponemos es que, por lo menos durante una generación Alemania no pueda adquirir siquiera una mediana prosperidad; si creemos que todos nuestros recientes aliados son ángeles puros y todos nuestros recientes enemigos, alemanes, austríacos, húngaros y los demás son hijos de del demonio; si deseamos que, año tras año, Alemania sea empobrecida y sus hijos se mueran de hambre y enfermen, y que esté rodeada de enemigos, entonces rechacemos todas las proposiciones generosas, y particularmente las que puedan ayudar a Alemania a recuperar una parte de su antigua prosperidad material. (...).
Si tal modo de estimar a las naciones y las relaciones de unas con otras fuera adoptado por las democracias de la Europa occidental, entonces, ¡que el Cielo nos salve a todos¡ Si nosotros aspiramos deliberadamente al empobrecimiento de la Europa central, la venganza, no dudo en predecirlo, no tardará.

-Eric Hobsbawm. Historia del siglo XX, 1994:
Para aquellos de nosotros que vivimos los años de la Gran Depresión, todavía resulta incomprensible que la ortodoxia del mercado libre, tan patentemente desacreditada entonces, haya podido presidir nuevamente un período general de depresión a finales de los ochenta y principios de los noventa, en el que se ha demostrado igualmente incapaz de aportar soluciones. Este extraño fenómeno debe servir para recordarnos un gran hecho histórico que ilustra: la increíble falta de memoria de los teóricos y prácticos de la economía. Es también una clara ilustración de la necesidad que la sociedad tiene de los historiadores, que son los “recordadores” profesionales de lo que sus ciudadanos desean olvidar.

-Isabel Allende. La casa de los espíritus, 1992
La clase alta, sin embargo, dueña del poder y de la riqueza, no se dio cuenta del peligro que amenazaba el frágil equilibrio de su posición. Los ricos se divertían bailando el charlestón y los nuevos ritmos el jazz, el fox-trot y unas cumbias de negros que eran una maravillosa indecencia. Se renovaron los viajes en barco a Europa, que se habían suspendido durante los cuatro años de guerra y se pusieron de moda otros a Nortameamérica. Llegó la novedad del golf, que reunía a la mejor sociedad para golpear una pelotita con un palo, tal como doscientos años antes hacían los indios en esos mismos lugares. Las damas se ponían collares de perlas falsas hasta las rodillas y sombreros de bacinilla hundidos hasta las cejas, se habían cortado el pelo como hombres y se pintaban como meretrices, habían suprimido el corsé y fumaban pierna arriba. Los caballeros andaban deslumbrados por el invento de los coches norteamericanos, que llegaban al país por la mañana y se vendían el mismo día por la tarde, a pesar de que costaban una pequeña fortuna y no eran más que un estrépito de humo y tuercas sueltas corriendo a velocidad suicida por unos caminos que fueron hechos para los caballos y otras bestias naturales, pero en ningún caso para máquinas de fantasía. En las mesas de juego se jugaban herencias y las riquezas fáciles de la posguerra, destapaban el champán, y llegó la novedad de la cocaína para los más refinados y viciosos.

-Propaganda nazi en las elecciones de Prusia. 1932
¿Tú crees que el hambre es necesaria? ¿Quizá la has conocido ya? Veinte millones de alemanes tienen hambre como tú (...) Mañana, volverás a la oficina de colocación y te apuntarás. Aparte de esto, no tendrás nada más que hacer mañana (...) El número de parados ha aumentado en cuatro millones. ¿Crees tú que este número bajará si no cambian los métodos? (...). Tenemos todo lo necesario: la tierra que produce el pan, las manos que trabajan, las máquinas que podrían fabricar en abundancia todo lo que nos hace falta. ¿Por qué, entonces, estar hambrientos? (...) ¿Te parece todo esto normal? Entonces ve y vota por quienes han hecho una política que no ha cambiado en nada nuestra miseria, sino que por el contrario, la aumenta cada año. Pero si te queda tan sólo un rayo de esperanza, ¡entonces vota a los nacionalsocialistas¡ que piensan que todo esto se puede cambiar. ¿Qué dice Hitler de esta situación? ¡No dice nada¡ ¡Adolf Hitler haría algo¡ ¡No se quedaría quieto esperando que extranjero tenga ganas de chuparnos todavía más dinero¡ Lo que haría Adolf Hitler está todo preparado y a punto. Hitler solo espera el día en que tú decidas por él, para poder ayudarte.

-F. D. Roosevelt. Discurso de toma de posesión presidencial. 1933
Este es inexorablemente el momento de decir la verdad, toda la verdad, con franqueza y atrevimiento. Debemos actuar rápidamente; utilizaré el Congreso como el último recurso para combatir la crisis, con un poder ejecutivo amplio para librar una batalla contra el estado de emergencia, con un poder tan grande como el que me sería conferido si de hecho fuésemos invadidos por un país extranjero. (...)
Nuestra más ardua tarea, la primera, es hacer que el pueblo vuelva al trabajo. No es un problema insoluble si nos enfrentamos a él con prudencia y valentía. Puede realizarse, en parte, mediante la contratación directa por parte del gobierno, actuando como en un caso de guerra pero, al mismo tiempo llevando a cabo los trabajos más necesarios, a partir de estas personas contratadas, para estimular y reorganizar la utilización de nuestros recursos naturales.

Periodo de Entreguerras y Segunda Guerra Mundial: sincronía y diacronía (comentario de mapas)

Textos Primera Guerra Mundial en claseshistoria.com Son interesantes particularmente: "Rivalidad anglo-alemana en Turquía - 1893", "Acuerdo militar entre Francia y Rusia - 1892", "Ultimatum de Austria-Hungría a Serbia", "Doctor Morcel Posot - Mi diario de guerra", "Declaración Balfour", "Crisis de 1917 - Oposición a la guerra", "Los 14 puntos de Wilson", "A.C. Brown - Técnicas de persecución - De la propaganda al lavado de cerebro"


Juego de las semejanzas y las diferencias:

Conferencia de Yalta
Conferencia de Potsdam
Conferencia del Atlántico

Cine e historia contemporánea
Algunas películas son fuentes primarias para su época, otras son cine histórico
Hasta el final de la II Guerra Mundial

Modern Times (Charles Chaplin, 1936).

The Grapes of Wrath (John Ford, 1940) -Gran Depresión-.

The Great Dictator (Charles Chaplin, 1940).

Triumph des Willens -"el triunfo de la voluntad"- (Leni Riefensthal, 1934).

Tomorro belongs to me, escena de Cabaret (Bob Fosse, 1972) -ascenso del nazismo, años 1930-

Schindler's list (Steven Spielberg, 1993) -holocausto judío durante la II Guerra Mundial-.

Enemy at the gates (Jean-Jacques Annaud, 2001) -batalla de Stalingrado, 1942-1943-.

Saving private Ryan (Steven Spielberg, 1998) -desembarco de Normandía, 1944-.
Cómo combatir el comunismo-escena del gato, Novecento (Bernardo Bertolucci, 1976) -inicios del fascismo-.
Octubre (Sergei Eisenstein, 1920) -revolución bolchevique-.

Paths of Glory (Stanley Kubrik, 1957) -trincheras del frente occidental, I Guerra Mundial-.

Atlas of World War I - Wikimedia Commons (mapas)

Texto y cartel de Stalin y cartel de El Lissitzky

Fuente: Marca

Fuente:Laborarts
Henry Meyer, grabado para ilustración de Le Petit Journal, 1898
Ilustración de Philadelphia Press, 1898


Grabado de 1789 (Il faut esperer qu'eus jeu la finira bien tot) con enlaces a modelos de comentario de imágenes.
Precio del trigo en el mercado de París. Fuente: Source D
Precio del trigo en el mercado de Bruselas (en stuivers per razier). Fuente: Histoire et Mesure

Ferrocarriles en Europa, siglo XIX. Fuente: Geo-Spatial Database to Analyse Railways in Europe


Ferrocarriles en Estados Unidos, 1870. Fuente: Perry-Castañeda Library Map Collection

Grabado coloreado de James Gillray: Napoleón y William Pitt se reparten el mundo como un pudding.

Vivienda burguesa (Plan Hausmann de París). Fuente Pablodiver
Vivienda proletaria. Fuente Pablodiver

Cine e Historia Contemporánea
Entre el final de la II Guerra Mundial (1945) y el de la Guerra de Vietnam (1973)

The Year of Living Dangerously (Peter Weir,1982) -Indonesia, derrocamiento de Sukarno, 1967-
One, two, three (Billy Wilder, 1961).

Escena de los helicópteros-Cabalgata de las valkirias, Apocalypse now (Francis Ford Coppola en 1979).

1973. Fuente: Wired New York
Ídem 1969
Cristina Pereda,  Una película para sellar el honor inmortal de Henrietta Lacks - Un proyecto liderado por Oprah Winfrey contará la vida de la mujer detrás de las células HeLa, una de las mayores aportaciones a la ciencia en el último siglo, El País, 4 de junio de 2016.
Doodle del 9 de noviembre de 2015: Hedy Lamarr
Anarcha:The Mother of Gynecology (International Wellness Directory, 2004).

Cine e Historia Contemporánea
Desde 1973 hasta la actualidad

Full Monty (Peter Cattaneo, 1997). Es muy significativo el inicio, que reproduce un documental del pasado industrial de Sheffield (1971) y enlaza con la desindustrialización de la época de Thatcher.
El club de la lucha (David Fincher, 1999) -debemos el enlace a Christian Truchado-

Good bye Lenin (Wolfgang Becker, 2003) -ostalgie, nostalgia por la caída del Este-.

Babel (Alejandro González Iñárritu, 2006) -globalización, multiculturalismo, terrorismo-.

Margin Call (J.C. Chandor, 2011) -crisis de las subprime-.